Un paso más…

… Para llegar a publicar fotos que me parecen interesantes.

Se empieza por hacerse con una máquina, se dispara a todo lo que se mueve, o no, se cuestiona y se publica.

La cita obligada es llegar a tener las ideas suficientemente claras como para aventurar la publicación de monografías apetecibles. Ya, si alguien desea comprarlas, pues fetén: estaré más cerca de una Leica M Monochrom.

Mi primera cámara fue una Viking que aun conservo desde mi Primera Comunión. Desde entonces y hasta hoy, he mirado a través de miopía, astigmatismo, desprendimiento de retina y vista cansada por el visor de unas máquinas que hoy reposan aquí al lado, en casa. Ese agujero transparente, rectangular, perfecto, se ha convertido en una ventana nítida hacia el exterior de mi imaginación, que aun juega con experimentos que cualquier aficionado a la fotografía ya ha superado de largo.
Siempre sigue siendo sorprendente y asombroso lo que es posible plasmar en la retina de la máquina, jugando con la luz, con el espacio, con las expresiones de las personas.
Ese es el verdadero opus sensitivo, lo demás, técnica acertada, casual o desastrosa y sin embargo efectiva.

Ya he desechado el purismo técnico como fin, sino como camino, obviamente una evolución lógica. No he logrado obtener lo que realmente veo y cambia cuando lo hago a través de la máquina: no es posible poner en realidad una visión pervertida naturalmente. Tan sólo queda -y no es ni mucho menos desdeñable- el apetito de la memoria, de la sensibilidad que provoca cada disparo. Más allá de una colección de imágenes, cromos, escenas, etc., la fotografía aporta un enorme banco de recuerdos cristalinos, olorosos, temperamentales. Y marca un paso necesario del tiempo que pudiera mostrar la permanencia de algunos activos y engrandecer hasta la emoción algunos pasivos durmientes.

A veces, la imagen está compuesta de palabras en una serie de párrafos. Es la forma de expresión que necesito ejercer, mucho más allá que la oratoria -quizá la más cómoda, pero la más invasiva-, para intentar una vez más exponerme y ser, en lo posible, entendido. Ya he comprobado que ser comprendido es prácticamente imposible. Pero la palabra escrita permanece y es dueña de un color en función del uso con que se pudiera emplear.

Cada cual verá un color diferente a medida que vaya leyendo y de eso no soy responsable. Tan sólo de lo que escribo.

En fin, más allá de la presumible vanidad en la recreación en la propia obra, tan humana, prefiero sostener este medio como gentil regalo para quienes lo aprecien y obtengan rédito.

Gracias por estar aquí mirando, leyendo. Sé bienvenido.

Uve de Qu

Advertisements

3 Responses to Un paso más…

  1. Niko says:

    Será leído y será apreciado, has tardado mucho en hacerlo pero menos mal que te has decidido. Ya sabes que cuentas con lectores fieles que disfrutamos del color de tus manifiestos.

  2. Pilatvs says:

    Querido Signifer: De casualidad te encuentro por este tu blog. Me alegra que tomases en su día la decisión de compartir reflexiones y fotografías. La calidad de ambas yo ya las he experimentado. Disfruta publicando… que yo disfrutaré leyéndote.
    P.P.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s